En este momento estás viendo Importancia de las rutinas en adultos mayores

Importancia de las rutinas en adultos mayores

Sobre el poder de los hábitos se ha hablado mucho. Algunos consideran que es necesario, mientras que otros no creen en la importancia de las rutinas y lo ven como algo aburrido. Sin embargo, en el caso de los adultos mayores, está demostrado que contar con unas pautas estructuradas puede resultar muy beneficioso para ellos, especialmente en casos de demencia. ¿Sabes por qué?

· Reducen el estrés y la ansiedad.

· Permiten gestionar mejor los cambios de conducta o de comportamiento.

· Ayudan a que los adultos mayores se sientan útiles, autónomos y activos.

· Promueve seguridad, organización y equilibrio, sobre todo a nivel mental y emocional.

· Contribuye a que las personas con demencia se sientan integradas a través de las rutinas.

Como septiembre es el mes por excelencia de la vuelta a las rutinas, en este post te contamos el papel relevante que pueden jugar en el día a día de la Tercera Edad.

 

Aspectos a tener en cuenta sobre la importancia de las rutinas

Es un hecho que, a medida que se envejece, se van perdiendo ciertas capacidades, como las cognitivas, de respuesta, de reacción, etc., y es en este punto cuando la importancia de las rutinas hace su aparición, ya que sirve como punto de referencia sobre la que realizar otras nuevas tareas. Esto último también es importante, porque les permite incorporar nuevas aficiones y desarrollar la capacidad de esfuerzo y salir de su zona de confort.

Además de las claves mencionadas anteriormente, para entender mejor la importancia de las rutinas en la vida de la Tercera Edad, debemos tener claras ciertas bases, que exponemos a continuación.

Apoyo y cercanía del entorno

A la hora de hablar de la importancia de las rutinas, es también fundamental el papel que desempeñan los familiares, cuidadores y, en general, el entorno más inmediato del adulto mayor. Se les debe transmitir la sensación de que estarán acompañados durante su día a día, y explicarles cualquier cambio para que estén tranquilos y relajados, evitando así momentos de estrés o tensiones innecesarias que les hagan estar en alerta.

Conectan con el momento actual

Las personas acostumbradas a seguir una serie de pautas diarias conectan mejor con el presente. En el caso de los ancianos esto es importante porque les ayuda a no recrearse en el pasado y vivir el momento actual con mejor ánimo. Para ayudarles a ello se pueden fomentar las conversaciones, hacerles preguntas que requieran el uso de la memoria inmediata o conviviendo más con ellos.

Ganan autonomía

Uno de los sentimientos que más valor tiene en la vida de la Tercera Edad es la sensación de utilidad. Para ellos, sentir que tienen responsabilidades diarias y que pueden valerse por sí mismos es un plus que les anima a seguir motivados en su día a día.

Descanso, higiene y alimentación. Su papel en la importancia de las rutinas

Estas tres palabras suponen grandes bases para entender la importancia de las rutinas, ya que son tres factores relevantes a tener en cuenta en la vida cotidiana de un anciano.

La primera es un básico en las rutinas de la edad avanzada. Es posible que en cambios de estaciones haya que hacer una transición estructurada, debido al cambio de horas. En todo caso, respetar las horas y la calidad del sueño es realmente importante para su bienestar y la forma en la que afrontan el día siguiente.

La higiene también se antoja indispensable. Mantener unas pautas de cuidado corporal adecuado les hace sentirse más seguros.

En cuanto a la alimentación, es recomendable llevar siempre los mismos horarios para que no haya desajustes exagerados en el resto de sus tareas diarias.

Luego además existen otras rutinas, como la deportiva o la realización de actividades y aficiones, que también son muy favorables en la activación de su día a día.

Hábitos en su justa medida

Como decíamos al inicio, tan importante es seguir unas rutinas diarias como incorporar nuevos hábitos. Esto es así porque, de lo contrario, corremos el riesgo de que se acomoden y puedan ir perdiendo ciertas habilidades o actitudes de forma progresiva, como la socialización o la motivación. Por tanto recomendamos valorar la importancia de las rutinas pero sin perder las ganas de aprender cosas o despertar su curiosidad ante nuevas tareas.

Además de mencionar la importancia de las rutinas y los hábitos, es necesario hacer hincapié en otro factor diferencial, la actitud. Y es que afrontar el día a día, así como la incorporación de

nuevas tareas o cambios estructurales, es imprescindible para que el camino resulte más llevadero. En la Residencia Monte Hermoso encontrarás un espacio en el que los adultos mayores puedan establecer un estilo de vida acorde a sus necesidades. ¡Visítanos!

Deja una respuesta