En este momento estás viendo Cuidadores de mayores: su verdadera influencia

Cuidadores de mayores: su verdadera influencia

¿Sabías que, según la OMS, se estima que entre 2015 y 2050 la proporción de población mundial mayor de 60 años se multiplicará casi por dos? Resulta evidente el gran impacto que pueden llegar a tener los cuidadores de mayores en nuestros familiares o amigos. Sin embargo, dentro de las parcelas del cuidado, habría que diferenciar dos partes de forma clara:

· Atención profesional y cualificada. Esta parte es, por supuesto fundamental, ya que engloba todos aquellos conocimientos, experiencia y formación de los cuidadores de mayores. Proporcionar la asistencia médica necesaria, llevar un control riguroso del estado de salud del paciente, monitorizarle de forma constante y saber en todo momento como atenderle en función de sus necesidades particulares son algunas de las características que requieren los cuidadores para poder buscar una mejora continua de calidad en la vida del anciano.

· Cuidado del estado mental y emocional del adulto mayor. Un ámbito igual o más importante que el anterior. Es decir, no solo se trata de tener los conocimientos adecuados para cuidar a las personas que tienen a su cargo, sino de complementarlo con otras acciones y cuidados diarios, más enfocados a la parte emocional. En otro post ya os hablamos de las características básicas de un cuidador, pero en este nos centraremos sobre todo en este ámbito.

Con motivo del Día Internacional de las Personas Cuidadoras, que se ha celebrado a principios de este mes, queremos dedicar este post a todos los cuidadores de adultos mayores que forman parte de la Residencia Monte Hermoso y, en general, a todos los que se dedican a ello.

 

Papel de los cuidadores de mayores en la salud mental de los ancianos

A pesar de la creencia de que las principales afecciones de los adultos mayores son las relacionadas con la salud física, se calcula que en torno al 15% de los adultos de 60 años o mayores sufren algún trastorno mental, siendo la demencia, la depresión o la ansiedad las patologías más repetidas. Y este es un dato que debemos tener como referencia para no olvidarnos de la importancia real que puede desempeñar el papel de los cuidadores de mayores en la vida de nuestros ancianos.

A continuación te mostramos algunas de las claves para crear un vínculo emocional estable y sólido con ellos.

 

Una buena conversación, la base

Cuando conocemos a alguien, tener la capacidad de saber interactuar con esa persona es algo fundamental, ya que la base del entendimiento es mantener una buena comunicación. En este sentido pensamos que esta es una buena manera de empezar a estrechar lazos.

Todos en algún momento necesitamos a alguien para contarle nuestras cosas íntimas, nuestros miedos y preocupaciones, y aquellas cosas que nos hacen felices. Poder compartir todo eso con un cuidador indica que se le está proporcionando la compañía, comprensión y el tiempo que se merecen.

 

Cuando la compañía se traduce en motivación

Al referirnos a compañía de calidad no solo hablamos de los momentos de escucha y charlas, sino de ir un paso más allá. Hay que entender que, para los ancianos, el cuidador de mayores se convierte en una parte muy importante de su día a día, por lo que puede llegar a haber una alta carga de componente emocional en su relación. Gracias a esto, es posible que debido a esa compañía que se les proporciona, se sientan más motivados para la consecución de sus tareas diarias, o incluso les sirva de impulso para realizar otras aficiones o cultivar nuevas relaciones sociales.

Todo ello da como resultado una mayor autoestima y bienestar.

 

El poder de sentirse útil

Probablemente este sea uno de los factores más importantes a tener en cuenta, y uno de los argumentos más repetidos entre la población de adultos mayores de nuestro país. En ocasiones se considera que por encontrarse en una residencia o asistir a un centro de día, han perdido esa libertad o autonomía que necesitan.

Pues bien, esto en ningún caso tiene que ser así. Con las herramientas y el trato adecuado por parte del profesional, se les puede hacer entender que siguen siendo importantes y valiosos, incluso padeciendo alguna enfermedad limitante mental o físicamente. El objetivo es que mantengan la mayor autonomía posible siempre dentro de sus necesidades personales.

 

Un vínculo de amistad y seguridad

¡OJO! No se trata de mantener una dependencia emocional en absoluto, ya que eso no sería beneficioso ni para el adulto mayor ni para el cuidador, sino de establecer un vínculo real de cercanía.

Pocas sensaciones existen más reconfortantes que sentir que estableces relaciones basadas en el respeto, la confianza y la seguridad. ¡Hay que apostar por ellas!

 

Queda claro por tanto que la figura de los cuidadores de mayores es relevante en el bienestar de las personas que queremos. Si decides confiar en los profesionales de la Residencia MonteHermoso no te arrepentirás, ya que nuestro equipo sabe combinar a la perfección ambas parcelas para garantizar el cuidado de los adultos mayores a todos los niveles. ¡Pásate a conocernos!

Deja una respuesta